martes, marzo 27, 2007

En donde acaban todas las discusiones sobre política económica

"Che, y cómo te afecta el estilo del gobierno y la polìtica económica argentina en tu negocio en el día a día?" le preguntó el tipo de corbata azul, café de por medio, al joven empresario e inversor. Habían estado cambiando info sobre el mercado, discutido sobre las perspectivas de la economía argentina, discutiendo sobre la fuerza del viento de cola, y nimiedades similares. Habían coincidido que muchos proyectos en Argentina son más rentables que en Brasil. Y que el crecimiento de la economía argentina seguirìa por al menos otro par de años.
Y el joven inversor, mientras abría otro sobrecito de azúcar, respondió:
"Y, a los proyectos en Argentina le pedimos bastante más tasa de retorno que a los de Brasil"

5 comentarios:

Miguel Olivera dijo...

Hmmm... Al menos en el mercado financiero, la diferencia es menor a 100 puntos básicos de rendimiento esperado (1%) ¿Realmente en la economía real le piden tanto más? No lo creo.

chacall dijo...

Con respecto a lo que dice olivera, pienso yo que en los instrumentos financieros el principal riesgo es que el estado no pague lo que dice va a pagar, algo muy extremo y con baja probabilidad de ocurrencia, pero puede ocurrir. (Seguramente otros riesgos se me están escapando )

En cambio, cuantas cosas pueden verse afectadas en un proyecto de inversón en Argentina a diferencia de países menos permeables a humores cambiantes, con normativas mas estables, eso seguramente explica una diferencia mucho mayor en el retorno exigido....

saludos

il postino dijo...

Olivera, no es cuestión de fe, sino de información. Hablá con gente que esté peleando inversiones vs Brasil y verás qué te cuentan. Para muchas multis, que ven la región en forma un tanto simplista (y quizás más objetivamente que nosotros), invertir en Argentina es aún MUY riesgoso, por razones que no son capturadas en el precio de los instrumentos financieros (otro dato que indica lo lejos que está la teoría económica de la realidad económica, pero ese es otro tema). Las inversiones reales, menos líquidas que las financieras son OBVIAMENTE descontadas a tasas muy superiores dado que la curva de riesgo argentino sube muy rápido con el tiempo, por la percepción de volatilidad en horizontes mayores a 2/4 años (para los empresarios de energía todo se pudre cuando empecemos a importar crudo; para el resto, cuando se le agote la credibilidad al gobierno y los agarren en un par de faltas...)

Pero basta con mirar los niveles de inversión extranjera (y si la limpiamos de la pseudo extranjera ni te cuento), para ver cómo deciden los que tienen la tarasca.

Con un gobierno en serio, nos estaríamos inundando de inversiones. OTRA OPORTUNIDAD PERDIDA!

Fernando dijo...

Disculpame Postino por postear en este artículo algo de uno anterior, pero me parecía que iba a quedar demasiado "enterrado".

Fijate esta innovación hecha por el Tokyo Institute of Technology, ni más ni menos que un organismo estatal japonés.

"The Tokyo Institute of Technology has announced a process for creating an inexpensive, nearly transparent, electrically conductive alumina cement. The conductivity is comparable to metal, and the transparency should be adequate for use in display panels. The process relies upon commonplace and inexpensive metals compared to the rare metals such as iridium currently used in display panels."

http://www.pinktentacle.com/2007/04/new-cement-conducts-electricity-like-metal/

Creería que es una innovación con todas las letras.

Pero seguramente diremos que es "poco" o que es "caro".

En fin.

Saludos

il postino dijo...

Una linda innovaciòn; pero averiguà màs de procesos de fabricaciòn de aluminio y veràs la cantidad de innovaciones hechas por ALCOA.

La diferencia entre muchas innovaciones estatales y otras privadas es que las estatales en general son anunciadas con bombos y platillos en tanto muchas innovaciones privadas son mantenidas lo màs posible en secreto. Esto último es menos malo de lo que parece, segùn fue analizado hace ya màs de 10 años por los teòricos de la teorìa endògena del crecimiento.