sábado, septiembre 19, 2009

La conversión de los paganos

Siempre me asombró como el cristianismo se extendió de ser una secta originada en el judaísmo apocalíptico del siglo I a ser la religión oficial del Imperio Romano en sólo doscientos años. Pero más aún, como fue que para el año 1000 se había extendido de Groenlandia a China y había prácticamente hecho desaparecer (formalmente) a las creencias paganas de los pueblos "bárbaros" de Europa. Todo esto mientras Bizancio se recluía en si misma y el Islam emergía en el oriente del Mediterráneo. Creo que un caso del siglo VII nos puede ilustrar de cómo ocurrió este fenómeno.

Cerca de 619 un sacerdote italiano de nombre Paulinus fue desde el reino de Kent hacia Northumbria, a la corte del rey Edwin. Paulinus era parte del grupo de misionarios que el papa Gregorio había enviado para convertir Inglaterra a cristianismo. Ya llevaba casi 20 años en la isla y su viaje al norte tuvo como excusa acompañar a Ethebulga, princesa de Kent, quien iba a casarse con Edwin. Kent se había convertido al cristianismo gracias a estos misioneros gregorianos, pero todos estos reinos, comunmente conocidos como anglosajones, eran el resultado de la invasión de tribus germanas durante los dos siglos anteriores y mantenían la religión originaria de los pueblos germanos originarios de la costa del Mar del Norte.

Edwin era el más poderoso de los reyes anglosajones de su época. Era un guerrero incansable que sometía a sus vecinos para luego cobrarles tributo, con el que premiaba a sus guerreros. Obviamente, ser rey en esa época era muy riesgoso: una derrota que implicara no tener un botín que distribuir podía resultar en el fin de su reinado y también de su vida....

Para estos reyes, su religión y el culto a sus dioses eran parte central para el logro de sus victorias. Asombrosamente, Paulinus logró convencerlo de cambiar de creencias, y lo bautizó en York, en Pascuas de 627, junto con parte de su familia y sus guerreros. Paulinus se transformó en el primer obispo de York, con el apoyo de Edwin (hasta su muerte en batalla en 633). Una historia perfecta, con un final feliz para el curita aventurero....pero como toda historia real, los detalles son lo importante para entender el proceso. Veamos los detalles.

En 626 Ethelburga dio a luz a una hija. Paulinus le aseguró a Edwin que la ausencia de problemas en el parto y la buena salud de la beba se debían a sus rezos. Poco después Edwin se lanzó a una guerra contra los sajones del oeste y prometió convertirse si los derrotaba. Como prueba de su compromiso permitió el bautismo de su hija. Edwin fue, vio y venció. A su regreso empezó a aprender de cristianismo con Paulinus. En un momento, convocó a un consejo para asesorarlo sobre qué hacer. Lo interesante es que el sacerdote pagano, de nombre Coifi, apuntó que una vida dedicada a adorar a sus dioses le había aportado materialmente poco a él, principal intermediario entre esos dioses y el rey, por lo que probablemente sería aconsejable convertirse a la nueva religión.

Y es así que vemos que los cambios de opinión abruptos y sorprendentes muchas veces tienen los mismos motivos ocultos tras un trasfondo de supuestos valores: mejora material para quienes cambian.

Caramba, no sé por qué se me ocurren paralelismos con ciertos cambios abruptos de parecer en la Argentina de nuestros días....


10 comentarios:

Daniel Rico dijo...

Muy interesante.

Recuerdo la anecdota de un general romano al que se le presento cristo la noche antes de una batalla con los germanos, y el le dijo, "a mi no señor, que yo ya creo, presentate a los paganos a ver si cambien de opinion y nos ahorramos la matanza de mañana."

saludos, muy bueno tu sitio.

il postino dijo...

Gracias Daniel.
Saludos

Ipo

Monseñor Aguer dijo...

Y es así que vemos que los cambios de opinión abruptos y sorprendentes muchas veces tienen los mismos motivos ocultos tras un trasfondo de supuestos valores: mejora material para quienes cambian.

Neomarxista! Vade retro!

Anónimo dijo...

"Obviamente, ser rey en esa época era muy riesgoso" acá hay ideología pura (de derecha, obvio)...y el Post, se refiere al FMI ilpo?

Ana

Anónimo dijo...

Tal vez haya que tomar en cuenta alguna otra prespectiva para explicar la difusión y permanencia del cristianismo, son muchas las pequeñas anecdotas que se siguen sucediendo para cualquier proceso natural.¿no?

il postino dijo...

Ana, ser el rey de uno de los reinitos anglosajones del siglo VII era una profesión de alto riesgo: si no podías ganar batallas con la suficiente asiduidad, lo más probable era que te matara el más guapo o el mas turro de tus guerreros. Los reyes eran simples mandamases de bandas de guerreros que peleaban por la guita de otros mandamases....

il postino dijo...

Anónimo, la conversión de los bárbaros al cristianismo fue un proceso muy complejo; esta anécdota ilustra una de las aristas del mismo en una geografía y momento muy particulares

Anónimo dijo...

Estás vivo Postino?

withdmore dijo...

Don Postino: ¿para cuando un nuevo post? Estimo que anda ocupado con su trabajo, pero los perdedores de siempre (como yo) lo extrañamos con su ironía y claridad.

Saludos.

withdmore dijo...

Se lo extraña Postino, más de un més si un post suyo. Supongo atareado con su trabajo, ¿no? (Creo que es ingeniero.)

Elemaco dijo hace poco de usted: "...., una de las pocas personas de la BEA que tiene esa capacidad de convencerme prácticamente con todo lo que escribe."

Yo comparto.

Saludos.