jueves, junio 19, 2008

Los soldados de Perón

Vi por la tele a Moreno y sus amigos saltando en la plaza al son de "Aquí están, estos son, los soldados de Perón". Más allá de que hacía más de treinta años que no escuchaba eso, me pareció interesante que cincuentones se autoproclamen soldados de un tipo que los usó hasta cansarse y después los rajo de la Plaza calificándolos de imberbes. ¿Se habrán enterado de eso?

Ser soldado de un muerto que te desprecia es el peor de los destinos, ¿no?

4 comentarios:

fede dijo...

el problema en tu analisis es que moreno no era monto
era de los guardia de hierro
los de derecha, los que en la plataforma de herminio iglesias ponian amnistia para los militares
bueno los que van a mentir para siemrpe y la gilada les cree

El Isáurico dijo...

Postino, coincido con Fede.
Pero edite cambiando "Moreno", por Kunkel, Garré, Gullo, o algún otro delator culposo, y su post queda pipí cucú.

Saludotes!

Anónimo dijo...

Postino. La desadecuación ideológica es un derecho de cualquier ciudadano. Hay muchos que siguen creyendo que Cuba es un paraíso, otros que Mao tuvo razón en su revolución cultural, o que Marylin Monroe fue envenenada por su entorno. El problema es que lleven esa desadecuación (ese quedarse en el pasado, aferrados a ideas ya se demostraron falsas) a la función pública. Es la batalla quijotezca de Moreno contra los precios (por medio de aprietes, telefonazos, intimidaciones, etc) y su absoluto fracaso lo que hace que el resto de los ciudadanos (aun los que creemos en utopias o cosas descabelladas) tengamos derecho a pedir la renuncia de este funcionario, POR INEPTO. Pero, si, tenés razón, es llamativo que este pequeño grupo de incondicionales aún prometan dar "la vida por Peron". Nadie parece dispuesto a dar la vida por Nestor. Saludos, Ricardosal.

il postino dijo...

Isàurico

gracias por su aporte....de todas maneras tanto la izquierda como la derecha peronista eran indistinguibles en sus mètodos y su desprecio por la vida. Y ambos fueron usados por Pochìn....

Ricardosal, coincido